El final del dolor es el éxito